Me dicen que te vas

Me dicen que te vas, que te estás yendo.

Con tu carita blanca y dulce risa,

con tu alegría de nube algodonada.

Me dicen que te vas y no me explico

que esa carita alegre siga sufriendo.

Cuánto nadar entre gotas de rabia,

en el silencio inerte de la guadaña amenazante.

piscina-medicen que te vas

Braceas hasta la superficie

y sigues sonriendo como Esther Williams.

Coges aire y nos lo regalas.

bocanadas.

Y los que estamos fuera nos llenamos de tu vitalidad

 y de tu sonrisa.

De tu fuerza.

 

La que empieza a faltarte.