NICANORA

por-ser-pobre

Nicanora vaga por las calles día tras día. Su colchón lo conforman dos cajas de cartón, y su retrete la tierra sucia de la esquina de un comercio. Con toda dignidad viste cuatro harapos y se lava el cuerpo como los gatos, a trozos y cuando el tiempo acompaña.

Nicanora fue una mujer hermosa. Conoció el éxito y el dinero, y la satisfacción de sentirse amada. El destino se mostró caprichoso y las cosas se le complicaron. Dejó de ser bella poco a poco, los amigos la abandonaron y el amor se convirtió en desdén.

Hoy recorrerá las calles vendiendo pañuelos blancos y ganará tres euros para comprarse un trozo de pan y algo de embutido.

Nunca más volverá a hacerlo.

Mañana será apaleada. Solo quedará de ella un colchón, su taza, dos fotografías y su cuaderno de notas.

 

EL VESTIDO

el-vestido-oct-16

 

Anochecían las ventanas.

Sentada en la mecedora sus cabellos, como palabras plateadas,

arropaban sus hombros delicados y huesudos. Con una manta de lana cubrió

sus piernas, y mientras se balanceaba, de forma muy ligera, cosía el vestido blanco

de frases y oraciones.  

 Con el dedal en mano,

 y aguja entre las yemas de sus dedos 

enfilaba tranquila y sin descanso: 

vocales, consonantes, artículos, adverbios; 

hiatos en bolsillos y esdrújulas en mangas, 

entretelaba pronombres mientras remataba verbos.

Sobre Nosotras

img_20140108_202821

Raquel y Lorena son amigas. A ambas les une la sensibilidad por la expresión, y han hallado la posibilidad de plasmarla, una a través de la escritura y la otra mediante la fotografía.

Crean el blog Noviembre Sostenido en el año 2013, espacio en el que aglutinan retales de vida, de momentos, que comparten con todos aquellos que lo deseen.

M. Lorena Lucas Moreno ha escrito desde que era niña. Se decanta por la poesía y el microrrelato, y las historias cortas.

Raquel García Holgueras hereda la afición por la fotografía, formándose en esa disciplina de forma sistemática.

Las dos prosiguen la aventura de Noviembre Sostenido con entusiasmo. En breve realizarán la que será su tercera exposición.

A Neruda

“Hay un cierto placer en la locura, que sólo el loco conoce”. P. Neruda.

p1000849

Oh, Neruda, mi amado Neruda,  en ti hallé almohada y verdad, silencio y paz.

Y escucha.

-A un compañero-.

Silencio, solo silencio, en la morada de los locos y las luces.

Silencio y paz.

Y tumulto cuando fue necesario.