BONDAGE

Al amo le gusta jugar, y a la sumisa también, por lo visto.
En el sótano del callejón de la ciudad condal se expande un mundo al que solo unos cuantos
se atreven a acceder.
El anfitrión les da la bienvenida y el juego está en marcha.
Se quitan las máscaras. Se las colocan.
A la espalda de la puerta de entrada un cartel: lo que ocurre en este lugar, se queda en este lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s