Marcel

Marcel

Ese era su nombre. Y de apellido Proust.

Me gustó porque todo lo observaba, y porque destilaba sensibilidad rayando en el dolor en cada palabra y cada silencio.

Era bien parecido, un poco serio, la barba y el bigote sin embargo le dulcificaban la cara.

Vivía inmerso en su chabola y en su mundo, al que solo unos cuantos privilegiados podían acceder. Yo no, desde luego.

No le gustaba la gente, los seres humanos, como él decía, solo algunos. Muy pocos y contados, aunque vislumbré más amor y respeto por sus iguales que otra mucha gente.

Me rozó solamente, pero su aplomo, integridad y bondad -porque supe verla-, me desbordaron.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s