NICANORA

por-ser-pobre

Nicanora vaga por las calles día tras día. Su colchón lo conforman dos cajas de cartón, y su retrete la tierra sucia de la esquina de un comercio. Con toda dignidad viste cuatro harapos y se lava el cuerpo como los gatos, a trozos y cuando el tiempo acompaña.

Nicanora fue una mujer hermosa. Conoció el éxito y el dinero, y la satisfacción de sentirse amada. El destino se mostró caprichoso y las cosas se le complicaron. Dejó de ser bella poco a poco, los amigos la abandonaron y el amor se convirtió en desdén.

Hoy recorrerá las calles vendiendo pañuelos blancos y ganará tres euros para comprarse un trozo de pan y algo de embutido.

Nunca más volverá a hacerlo.

Mañana será apaleada. Solo quedará de ella un colchón, su taza, dos fotografías y su cuaderno de notas.

 

Anuncios

Un pensamiento en “NICANORA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s