EL SUPOSITORIO

EL SUPOSITORIO

Micaela introduce su dedo en el anito con cuidado y el niño rompe a llorar.

-Tranquilo, solo es un supositorio, cariño. Has de ponerte bueno y esta es la única forma, regordete.

El niño sigue llorando, ella lo abraza, lo apoya en su hombro y se pone en pie. Lo mueve de un lado para otro en un vaivén que parece conocido por ambos.

-Mira que te gusta el traqueteo, ¡eh? Conste que solo un ratito y porque lo has pasado muy mal con el dichoso supositorio.

Ea, ea, ea, mi niño guapo, ea, ea, que se me duerma, que se me duerma…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s