GOZO

_DSC0386 (1)

Hoy desayuné carne de palabra,

cuando asomaba mi cara en el espejo ovalado azul.

Almorcé hiatos de sueños rotos

y corchetes revueltos en placer.

Me bañé en poemas que escupían realidad y miseria,

y transformados en versos salvadores,

me tomaban.

Anduve por la poesía de tu cuerpo ígneo,

por la pirámide de un abecedario

rico y resuelto,

tabla de valor y vida,

de significado púrpura,

de monumental invento humano.

Me adentré en combinaciones que

infinitas,

ya olvidé,

pero que me llenaron para vaciarse de nuevo ante el desasosiego o la plenitud.

Y el ciclo vital se impuso,

y mis brazos decidieron acunar los lugares y momentos únicos,

los olores y aromas,

los hombres y almas,

y los saborearon,

los apretujaron,

los exprimieron,

y bebidos,

derramados en mi pelo,

en mis sienes,

en mis pechos erguidos y triunfantes,

me gozaron.

Anuncios