NAZARENO

_DSC0074 (1)

La procesión la llevaba por dentro.

El olor a incienso le removía el estómago, y el capuchón le resultaba incómodo. Debía llevar cuidado,  el guante se le había manchado de sangre la noche anterior y tenía que disimularlo entre la vesta.

En el silencio de la noche solo escuchaba su corazón y los tambores, y de vez en cuando el trompetín anunciando la muerte de Jesús: “Lo van a matar”, “lo van matar”.

Creyentes y no creyentes se emocionaban al observar semejante espectáculo. El sonido de los nazarenos al caminar era lo único que se oía.  Habían apagado las luces de las farolas, y de las tiendas, y de las casas. Solo la luz de la luna iluminaba las calles.

Las noticias habían anunciado la repentina desaparición de varios niños. La policía se encontraba a la caza y captura de un sospechoso, y la alarma social era evidente. El pueblo respiraba miedo.

Más allá del perímetro en el que las procesiones se llevaban a cabo, un cordón de patrullas de policías custodiaba las avenidas y cruces principales.

La paz, esos días de la Semana Santa, solamente parecía encontrarse, como un bálsamo, entre el silencio de la multitud creyente.

Anuncios

Un pensamiento en “NAZARENO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s