ISABEL.LA

_DSC0274

Le gustaba  hacerlo.

Se abría el botón de la camisa blanca, justo el tercero. Y dejaba entrever unos senos maduros como manzanas rojas y sabrosas. Caminaba ligera y firme, convencida de sus pasos, sabiéndose observada.

La miraban desde el otro lado del cristal. Boquiabiertos y ensimismados, con la piel impregnada de deseo.

Su falda corta, sus piernas largas y morenas. El grácil movimiento de su pelvis. Y ese olor a hembra en primavera.

 

Por las noches, se acariciaban sintiendo en sus manos los pezones dorados de Isabel.la, y se estremecían, saboreando el calor de su lengua rebelde y húmeda; lasciva como el huracán de sus orgasmos. 

Anuncios

2 pensamientos en “ISABEL.LA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s