Todo y Nada

 todo y nada

A veces duele el corazón, llega uno a sorprenderse de la hondura de ese dolor. Porque cuanto más sordo es, y más solitario, más se percibe duradero.

Cree uno que ha madurado lo suficiente y nunca llega a hacerlo del todo. Vivir es ir muriendo, que decía el poeta.

Cree uno que jamás le sucederá, y sin embargo, a la vuelta de la esquina se encuentra con que no es inmune al desengaño o a esa tristeza que llenaría un pozo de lágrimas de tierra seca.

Porque nos cuesta asumir que alguien no nos quiere. Nos cuesta asumir que dimos más que recibimos, que nos engañaron, o que de algún modo nos estafaron o se rieron de nosotros.

Cuesta asumir que en la balanza dimos más, y recibimos menos, que volveríamos a dar millones de veces más, a ciegas y sin red, y que la historia seguiría repitiéndose.

Cuesta asumir, en definitiva, que no importas, o que importas menos. 

Todo un ejercicio de supervivencia.

Nada, sin embargo, que no pueda maquillarse con una buena capa de pintura.

Anuncios

Un pensamiento en “Todo y Nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s