ASÍ SEA

así seaPaz en mi espíritu.

Si existe un dios o una diosa.

Paz en mi revuelto corazón enfermo de miopía.

En mi inteligencia abandonada al barro,

en mis manos marchitas de sensatez,

en este sube baja de demencia.

Paz en mi alma cansada de ofrecerse,

en mi rostro mancillado,

en mi pecho errante.

En todo lo que forjo y respiro.

Paz hasta en el último aliento de mi

hembruna metamorfosis.

Y la templanza,

como ángel salvador,

sea acompañante en mi camino.

Anuncios