Susana

Ayer caminábamos una al lado de la otra, falda de tablas y calcetín blanco. Contándonos secretos de amores escondidos, de sueños y de un futuro incierto. Estábamos juntas, y eso era volar, más allá de las cuatro paredes de la clase. Fueron tantas las experiencias que forjaron lo que ahora somos… Los anhelos sin cumplir, las borracheras, las cenas en Els Quatre Gats, los amores adolescentes compartidos, petardos y abrazos en Noches de San Juan sin límite, los ataques de risa, las miradas cómplices.. Nos contamos cosas que juramos no contar jamás, y hermanamos nuestras almas con un hilo de plata que nos unió para siempre. Un hilo que aún existe, que existirá siempre, de la misma forma que lo hace el amor o el afecto, la pasión o el cariño. Aprendimos a ser más que amigas, hermanas y compañeras, y a pesar de que los años pasan, las primaveras vuelan, las canas amanecen en nuestras sienes y el pasado nos queda ya lejano, persiste ese cariño incólume, ese amor verdadero y puro que determinó nuestra infancia, nuestra adolescencia y, por supuesto, nuestra madurez.

 

_DSC0738

 

 

Anuncios

 

Minientrada

 

Cielo y Árbol

Descanso en el azul de tu espalda,

Paciente y sobrio.

Aguardo.

Y cuando el mar de tus caricias,

Alfombre mi reposo,

Entonces,

solo entonces,

mis ramas y tu cielo

entonarán adagios._DSC0251